La prevención en el colegio

Emocional Creciendo En Prevencion > PRL Emocional > La prevención en el colegio
11Prevención de Riesgos en el colegio

La prevención en el colegio es fundamental. Los docentes han de implicarse para evitar los riegos y facilitar la seguridad de los alumnos, pero también los menores han de ser partícipes de todas y cada una de las actuaciones que aseguren su integridad.

¿Cómo pueden los docentes colaborar en la prevención en el centro educativo?

En los centros educativos,  teniendo en cuenta el número de alumnos y la carga laboral, en ocasiones resulta difícil para los docentes supervisar la actividad de los menores. Por ello, es fundamental tener una actitud proactiva y ser previsores. En esta línea debemos prestar especial atención a las siguientes cuestiones:

  • Revisar frecuentemente las instalaciones (el aula, los lugares de talleres, la zona de recreo y los baños).
  • Hay que confirmar que todos los sistemas de emergencias funcionan adecuadamente y están bien indicados.
  • Evitar que los objetos potencialmente peligrosos queden al alcance de los niños (tijeras, cuchillos…).
  • Confirmar que el mobiliario está bien fijado (armarios, percheros, muebles…).
  • Realizar revisiones de las instalaciones eléctricas (cables, enchufes, luces…).
  • Mantener cerradas las puertas de productos químicos que puedan producir toxicidad o intoxicación.

¿Qué deben hacer los menores para la prevención en el centro?

Es importante que los menores aprendan a valorar las situaciones de riesgo bajo la regla básica de prevención: Para, piensa y actúa. Si son conscientes de su entorno, de los factores que puede hacer peligrar su integridad, entonces, serán capaces de actuar para evitarlos. Algunos simples consejos facilitarán esta labor:

  • El orden y la limpieza de su centro, y puesto de aprendizaje, solventarán caídas y otros riesgos.
  • No correr dentro de las aulas, accesos y pasillos.
  • No subir o bajar escaleras de forma precipitada.
  • Evitar el uso del móvil mientras se camina.
  • No subirse a sillas, pupitres o mobiliario.
  • Evitar el uso de materiales puntiagudos.
  • No tocar enchufes o cableado eléctrico.
  • No empujar o jugar con los compañeros sin la supervisión del adulto.
  • Evitar juegos violentos.
  • Avisar a un adulto en caso de duda.
  • No llevar en la mochila objetos innecesarios que aumenten el peso.

Nuestro proyecto pretende ayudarte mediante la formación y la consultoría. Trabajamos por la prevención de riesgos de nuestros menores.

Text box item sample content